Mejora tus ventas con sólo 3 métricas de marketing

Mejora tus ventas con sólo 3 métricas de marketing

Todas las personas que trabajamos en marketing y ventas queremos una cosa: mejorar nuestros resultados vendiendo más y mejor.

Por ejemplo:

Nosotros nos esforzamos por intentar enseñarte las ventajas de utilizar una herramienta online para hacer tus presupuestos y tú te esfuerzas por aumentar tu cartera de clientes en el sector de la consultoría, utilizando nuestra herramienta (guiñoguiñocodazo) porque te ayuda a llevar un control de los cambios, las versiones, cuándo lo ha visto tu cliente…

Cada uno, lo suyo. Pero sea cual sea el tipo de negocio, la meta es la misma: vender más y mejor.

La pregunta es: ¿Cómo puedo conseguirlo?

Fácil. Tomando en cuenta solo 3 métricas de marketing muy básicas y clásicas que todo negocio ha de conocer.

¡Sigue leyendo y descubre cómo estos KPIs de marketing pueden ayudarte!

Qué son los KPIs y por qué tienes que medirlos en tu negocio

Las siglas KPI corresponden al término inglés Key Performance Indicators, que en español se traduce como indicadores clave de rendimiento, es decir, lo que nos muestra cómo está funcionando todo lo que hacemos.

Cuando hablamos de KPIs hablamos de una serie de métricas o indicadores que necesitas medir en tu negocio para saber si las cosas marchan bien o no.

En una buena gestión de empresa las decisiones se toman en base a datos y no a simples intuiciones.

Tomar decisiones en base a métricas no nos garantiza el éxito (nada ni nadie te lo puede garantizar, no te engañes), pero siempre estaremos más cerca de alcanzarlo que cuando tomamos decisiones a ciegas, especialmente porque habremos hecho una labor previa de planificación que nos permitirá saber si las cosas van bien o mal.

Además, ten en cuenta que estas métricas pueden aplicarse a cualquier tipo de negocio, da igual si es online o físico.

Empecemos.

Los KPIs son una serie de métricas o indicadores que necesitas medir en tu negocio para saber si las cosas marchan bien o no. Clic para tuitear

1. Coste de Adquisición de Cliente (CAC)

La primera métrica es una de las principales que ha de tener en cuenta cualquier empresa: lo que cuesta conseguir a un cliente.

Lo recomendable es que tratemos de mantener este ratio bajo, porque eso significa que nuestros clientes inician su aventura con nosotros de una manera más rentable para todos, ya que podemos dedicar parte de los recursos a mejorar nuestro producto. A ser mejores, vamos.

En cambio, tener un CAC alto puede ser indicativo de que nuestra estrategia de ventas o acciones de marketing no están yendo todo lo bien que deberían.

¿Cómo se calcula el coste de adquisición de cliente?

Para calcularlo hemos de sumar todo el dinero invertido entre el número de nuevos clientes que hemos conseguido; ojo, siempre, siempre, siempre en un periodo concreto de tiempo.

¿Y qué sumaremos?

En realidad todo: desde los clásicos (publicidad, eventos, merchandising) a otros menos obvios como puede ser el tiempo dedicado a la preparación de toda tu estrategia, las reuniones con clientes… Esas cosas que muchas veces obviamos porque es nuestro tiempo, pero que también tienen un valor, un precio por hora.

El Coste de Adquisición de Cliente indica lo que nos cuesta conseguir un cliente y es una de las principales métricas que ha de tener en cuenta cualquier empresa. Clic para tuitear

2. Ciclo de vida de un cliente o Lifetime Value (LTV)

Otra de las métricas de marketing a la que tenemos que prestar mucha atención es al Lifetime Value.

Aunque pueda parecer una de las métricas más complejas del mundillo del marketing, es una de las más útiles, porque te ayuda a planificar.

¿Qué es el Lifetime Value? La estimación del beneficio que nos aportará un cliente durante la relación que mantengamos.

Es cierto que es complejo valorar la relación que vamos a tener con nuestros clientes en ciertos tipos de negocio, pero nos permitirá conocer el grado de fidelidad y satisfacción que tienen nuestros clientes. Aparte de que, a largo plazo, la relación siempre será más beneficiosa para ambas partes.

¿Cómo lo calculamos?

Dependerá del tipo de negocio, pero una fórmula muy sencilla de obtener el valor de nuestros clientes es multiplicar el gasto mensual de nuestros clientes por el margen bruto y el resultado dividirlo por la tasa de cancelación, es decir, por los clientes que nos dejan (por la razón que sea, que puede ser la finalización de proyectos, no nos inventemos drama).

3. Retorno de la inversión o Return on Investment (ROI)

La métrica definitiva. La madre de todos los indicadores. Lo que el cliente nos devuelve.

El retorno de la inversión —o ROI, de su acrónimo inglés— es el beneficio que obtenemos de todas las inversiones publicitarias que hagamos en nuestro negocio.

Esta definición, extremadamente sencilla, valdrá para muchos de vosotros, pero la podremos complicar todo lo que queramos, especialmente según vaya creciendo nuestra empresa y no sólo hagamos inversiones publicitarias —recuerda, la publicidad es una inversión, no un gasto—.

Como tal inversión, cuanto mayor sea, mejor rendimiento obtendremos en nuestras campañas de marketing, al menos en teoría.

¿Cómo se calcula?

El ROI se calcula restando el beneficio menos la inversión, y el resultado se divide entre la inversión.

Si el retorno de la inversión es positivo, la acción de marketing habrá sido rentable; en cambio, si es negativo, habremos perdido dinero con esa acción.

Si el Retorno de la Inversión es positivo, la acción de marketing habrá sido rentable; en cambio, si es negativo, habremos perdido dinero con esa acción. Clic para tuitear

Un mundo lleno de métricas de marketing

Son todas las que están. Y no están todas las que son.

Obviamente existe un infinito número de métricas de marketing que tener en cuenta. Pero lo cierto es que no conviene volverse loco con muchos datos, sobre todo cuando estás empezando. Conviene centrarse en unas pocas métricas muy básicas (como las que te hemos dicho) e intentar mejorarlas continuamente, y no tener en cuenta muchas y no mejorar en nada.

Así que, como recomendación —y como nosotros mismos hacemos— empieza por el principio: céntrate en estas 3 métricas de marketing básicas y trabaja por mejorar tus resultados.

¿Conocías estos KPIs antes de leer este artículo? ¿Eres un maestro de la estadística y quieres demostrarlo? Como siempre, ¡comparte tu sabiduría!

Quizá también te interese...