Hacer presupuestos es hacer documentos de venta

5 elementos clave para hacer presupuestos ganadores

¿Te imaginas perder un contrato de trabajo por no hacer presupuestos cuidados?

Seguro que no quieres. Ni tú, ni nosotros, ni nadie.

En España están inscritas en la Seguridad Social 2.829.628 empresas, y 1.294.259 son PYMEs, según datos oficiales de junio de este año. En un entorno en el que la competencia es tan alta, hacer un presupuesto es una oportunidad única para demostrar que eres la mejor opción para resolver el problema de la empresa X.

Por tanto, hacer ofertas competentes y que impresionen es un must-have.

Sabemos que estos consejos que te vamos a dar no son la solución total a la problemática. ¿Por qué? Porque elaborar estos documentos no es una ciencia exacta. Nosotros te proponemos una serie de consejos que, desde nuestra propia experiencia, sabemos que funcionan. Porque lo hemos vivido.

Así que estos son los 5 elementos clave para hacer presupuestos que te presentamos y que podrían cambiar tu forma de presupuestar para siempre:

Estudia a tu cliente ideal

¿Tienes claro quién es tu cliente ideal? ¿Has profundizado y reflexionado realmente en el tipo de problema que ese cliente suele tener? Dar respuesta a estas preguntas es fundamental para tener claro cómo elaborar un presupuesto.

Conócete a ti mismo

Si un posible cliente te pregunta a qué se dedica tu empresa y por qué te tiene que contratar, ¿sabrías responder?

Contestar a estas cuestiones sin titubear es vital. Tienes una competencia exigente que te comerá la tostada si tiene la oportunidad.
Una vez claro el discurso que resume la actividad del negocio y sus fortalezas, es importante asegurarse de que todo el equipo (si eres freelance lo tienes más fácil) transmite el mismo mensaje y dispara en la misma dirección para no entrar en contrariedades que pongan en riesgo la credibilidad de la empresa.

 

Hacer un presupuesto es hacer un documento de venta. Tienes que convencer al posible cliente de que eres la mejor opción para resolver su problema.

Eres Bond, James Bond

Sí, como lo oyes.

O deberías intentar serlo, porque investigar a tu competencia es una parte muy importante para tu negocio. Las fuentes de las que extraer datos son numerosas: el Instituto Nacional de Estadística, revistas especializadas, blogs, asociaciones, consultorías… ¿Y por qué es esto importante para hacer buenos presupuestos?

Cuanto mejor conozcas a tu competencia y sus fortalezas, más capacidad tendrás de superarlas y reflejarlas en tus presupuestos.

La apariencia cuenta. Y mucho

Una imagen vale más que mil palabras.

Según el libro Principios universales del diseño, las imágenes tienen un efecto de superioridad y se recuerdan con mayor facilidad que las palabras. Por tanto, ¿por qué no aplicar este concepto a  la hora de hacer presupuestos? Si vamos a enviar el documento de manera electrónica, también podemos hacer uso de vídeos corporativos o de producto para reforzarnos como profesionales.

Además, es conveniente que tengas en cuenta estos 3 factores:

  • Concordancia: si hablas de tú a tus clientes, tus colores corporativos son el verde y el blanco y utilizas muchos iconos en tu página web… ¡hazlo también en tu presupuesto!
  • Claridad: el diseño debe acompañar y no molestar. Lo importante es que el cliente resuelva sus dudas, sepa cómo vas a trabajar y tenga claras todas tus condiciones. Recuerda que el objetivo principal del diseño de tu presupuesto debe ser facilitar su lectura y comprensión.
  • Estructura: todo el presupuesto debe estar diseñado con una estructura lineal y fácil de seguir. Es decir, si pones tu logotipo arriba a la izquierda en una barra lateral y el texto a la derecha en la primera página, hazlo también en el resto (salvo casos particulares como inicios de sección o elementos puntuales).

Lenguaje y ortografía

A nadie le gusta leer un documento con errores ortográficos, ¿verdad? Y sí, NO poner tildes cuenta como falta. En cuanto al lenguaje, valora con qué tipo de cliente estás tratando y adecua el tono y las palabras.

Son pequeños detalles que marcan la diferencia y si no les prestamos atención, pueden arruinar un acuerdo.

Ahora no tienes excusa si quieres hacer presupuestos increíbles

Este post es cortito y se lee rápido, pero cuidado: llevar a cabo cada uno de los pasos encierra una carga de trabajo considerable. Así que antes de ponerte a escribir como un loco, repasa atentamente estos 5 elementos clave para hacer presupuestos:

  1. Define tu cliente ideal y estudia todos y cada uno de los detalles que lo definen.
  2. Da respuesta a estas preguntas: ¿Qué me hace diferente del resto y por qué me tienen que contratar?
  3. Investiga a tu competencia.
  4. Apariencia, concordancia y estructura son fundamentales en un presupuesto.
  5. Cuida el lenguaje y la ortografía.

Y tú, ¿cómo haces presupuestos ganadores? Si utilizas diferentes técnicas para sorprender a tus clientes no dudes en comentar tu experiencia.

¡Nos encanta escuchar casos de éxito!

Quizá también te interese...