Casos de éxito: inclúyelos en tus presupuestos para captar más clientes

Casos de éxito: inclúyelos en tus presupuestos para captar más clientes

Disponer de un grupo seleccionado de casos de éxito de clientes es importante, no solo a la hora de vestir tu página web, sino para preparar presupuestos. ¿Por qué?

  • Por un lado, un portafolio de clientes a los que has ayudado muestra a otros posibles clientes tu trayectoria profesional y empresarial.
  • Además, te permite ser más transparente e impresionar aún más a esas empresas que intentas alcanzar.

Si quieres aprender a elaborar casos de éxito y añadirlos a tus propuestas comerciales para vender más, te lo contamos en este artículo.

¡Sigue leyendo!

Casos de éxito: inclúyelos en tus presupuestos para captar más clientes

Cómo construir casos de éxito duraderos

Antes de la propia fase de redacción de contenido, debemos poner el foco en la estrategia. Elegir a una cartera de clientes adecuada, que nos ayude a vendernos mejor, es fundamental para dar la imagen exacta de nosotros mismos que queremos ofrecer.

Todos los clientes son importantes, pero la repercusión de un trabajo u otro puede diferir mucho. Es más, puede desdibujar un poco la idea que el cliente pueda tener de nuestro negocio.

Estrategia, la base sobre la que se construye todo

Así es que, el primer paso para hacer los casos de éxito de tu empresa será elegir a los clientes perfectos para que tu empresa se vea reforzada gracias a ese trabajo.

Si tienes diferentes líneas de negocio o te enfocas en diferentes sectores, lo recomendable es que elijas un caso de éxito que represente a la perfección a cada grupo al que te quieres dirigir.

El objetivo es que ese cliente al que quieres captar se vea reflejado en la experiencia de la historia de esa empresa para la que has trabajado. No tiene mucho sentido que en tu presupuesto incluyas un caso de éxito que refleja el trabajo que hiciste para una pequeño comercio local, si lo que quieres es captar la atención de una gran empresa nacional. Y ocurre lo mismo si es a la inversa. ¿Ves por dónde voy?

Una vez tengas un listado adecuado, perfecto y pulido, ha llegado la hora de ponerse manos a la obra.

Dónde, cómo, cuándo y por qué

Si sabes contestar a estas cuatro preguntas, tendrás una buena base para construir tus casos de éxito.

Como has leído más arriba, cada cliente tiene necesidades diferentes, por lo que tus casos de éxito puede que tengan la misma estructura, o puede que no. ¿Cómo se va a materializar esa información? ¿Será una entrevista para publicar en un post de tu blog? ¿Un vídeo colgado en una página específica de tu web? ¿Va a tener adaptación para redes sociales? ¿Galería de fotos?

Son muchas las cuestiones que tienes que barajar para que tu ‘case study’ sea perfecto.

Sea el que sea el formato que elijas para contar las historias de tus clientes, siempre puedes seguir una estructura básica que sirve para cualquier soporte, y que se emplea en el mundo de la redacción: planteamiento, nudo y desenlace.

  • Planteamiento: es la parte en la que se presenta la historia. En este caso, se plantea la problemática del cliente, qué le llevó a contratar tus servicios: las motivaciones del cliente, qué situación le llevó a tener esos problemas y qué objetivos pretendía conseguir para arreglar la situación.

    El objetivo de esta fase es presentar desde qué punto parte el cliente y hasta dónde quiere llegar.

  • Nudo: esta es la fase que más jugo tiene, y la que más puede atraer a clientes potenciales. ¿Por qué? Aquí tienes que presentar los retos a los que hiciste frente en el caso, porque algo de dificultad tendría que tener el asunto para que lo elevaras a caso de éxito, ¿no?

    Un caso facilón que sepas resolver desde un primer momento, no es atractivo para atraer clientes y vender más.

  • Desenlace: ¡tachán! Tras haber superado obstáculos y haber conseguido metas, consigues resolver el problema de tu cliente. Aquí debes reflejar cómo diseñaste la estrategia que hizo alcanzar el éxito a tu cliente.

Tus casos de éxito, también en tus presupuestos

Como parte de tu estrategia de ventas, es interesante dedicar un apartado de tu presupuesto a tus casos de éxito, sobre todo en las primeras comunicaciones con el posible cliente.

Un presupuesto es una oportunidad magnífica para que ese posible cliente te conozca mejor, a la vez que le muestras tus mejores trabajos para que aún le entren más ganas de trabajar contigo.

Es por eso que es recomendable incluir un caso de éxito que encaje con el perfil del cliente que quieres captar, siempre y cuando no quede forzado. No es necesario incluir esta sección ‘a calzador’, sino que de una forma natural y orgánica ofrezcas otro enfoque sobre lo que tú y tu trabajo representáis.

Puedes valerte de los diferentes formatos que ofrece nuestra herramienta de presupuestos online: incluir vídeos, testimonios, texto, enlaces a tu web, galerías de imágenes… ¡Tienes a tu disposición un montón de recursos que puedes utilizar para crear expectativas!

No lo dudes, incluir tus casos de éxito en tus presupuestos de ventas es una estrategia eficaz para captar nuevos clientes y vender más.