¿Hacer presupuestos a la vieja usanza? Así los ven tus clientes

¿Te has preguntado alguna vez cómo reaccionan tus clientes al ver las propuestas que les envías? ¿Te imaginas qué piensan de ti y tu negocio? Porque una cosa es hacer presupuestos y otra saber cómo van a reaccionar los clientes…

Si tuvieras la posibilidad de mirar por un agujero pequeñito y ver qué cara ponen cuando abren tu propuesta comercial, ¿lo harías?

Para que la intriga no te reconcoma por dentro, y dado que es bastante poco probable que espíes a tus clientes, te destapamos el pastel para que te pienses muy mucho cómo hacer presupuestos antes de darle a la tecla enviar.

Hacer presupuestos sin Quoters o cómo tus clientes alucinan con tus propuestas

Aquí te dejamos el TOP 5 de reacciones de clientes al ver propuestas que no están hechas con una herramienta específica para ello.

1. ¿Disculpa? Te he pedido un presupuesto, no una factura

Como lo oyes. Hay personas que en vez de hacer presupuestos, hacen facturas. Y se las presentan a sus clientes así, a lo loco.

Que esto está muy bien cuando tienes una relación estable con la otra parte, pero si es un partner con el que acabas de entablar contacto… pues no.

Y claro, el cliente flipa. Porque ni te conoce, ni sabe que propuesta de valor le ofreces, ni en qué va a consistir el desarrollo del proyecto, ni ná. Le plantas unas tarifas y te quedas tan ancho.

Si no hay confianza, ¡hay que venderse!

Así que deja las facturas para cuando llegue el momento, porque hacer presupuestos va de otra cosa.

Artículo relacionado: ¿Qué diferencias hay entre un presupuesto y una factura proforma?

2. ¿Has hecho bien las cuentas?

Al igual que hay clientes que no paran de regatear cada céntimo, —ya sabes qué opinamos sobre rebajar el precio de tus presupuestos—, los hay que se sorprenden al ver lo barato que cobras tus servicios.

¿Por qué se extrañan? Si les vas a cobrar menos que la competencia y les vas a hacer el mismo trabajo…

Puede que tengas precios bajos por dos motivos:

  1. Simplemente porque quieres. Has decidido competir por precio y tu margen de beneficio es menor. Perfecto, es una estrategia tan válida como otras.
  2. Pero ten mucho cuidado si estás cobrando poco porque no sabes crear tarifas correctamente. Este motivo es mucho más grave, porque estás perdiendo dinero de manera involuntaria. ¿Estimas bien las horas? ¿Tienes en cuenta todos los costes del proyecto? ¿Te has asegurado de establecer un margen de beneficio?

Hacer presupuestos bien calculados lleva su tiempo, y si no se revisa y llega a tu cliente, puede que se lleve un impresión incorrecta de tu trabajo.

3. Me abuuuurro

Pues sí. Es posible aburrirse leyendo un presupuesto.

Vale que hacer presupuestos no es divertido ni entretenido —ni lo tiene que ser—. Pero entre enviar un documento con el que se dormiría el cliente y enviar un paquete con confeti, hay término medio.

Pero, ¿a qué me refiero?

  1. Puedes combinar el texto de tu propuesta con imágenes y vídeos que refuercen los conceptos de tu propuesta de valor.
  2. Añadir pinceladas de diseño para crear un presupuesto cuidado y estético.
  3. Utilizar un lenguaje que invite a la acción, a hacer cosas. Que el cliente quiera trabajar contigo nada más leer la oferta.
  4. En general, incluir cualquier recurso que haga que tu propuesta económica deje de ser lineal y se empiece a ser entretenido y persuasivo.

4. ¿De verdad me has enviado el presupuesto de otro cliente?

Que te pase una vez, vale. Dos, bueno… Pero, ¿tres? ¿Más? ¡No way!

Si no utilizas una herramienta que te facilite la tarea de hacer presupuestos y su control, como por ejemplo Quoters ????, ya puedes organizar bien todas tus propuestas y sus correspondientes versiones.

Por el contrario, ya sabes a lo que te expones. Puedes caer en el gravísimo error de cruzar propuestas. Vamos, enviar el presupuesto de un cliente a otro.

Y, ¿qué crees que va a pensar? Pues para empezar, que no te tomas tu trabajo en serio. Para seguir, que le estás tomando el pelo.

¿Qué te recomendamos?

Primero, si no usas un software de presupuestos, que revises muy bien los presupuestos antes de enviarlos. Además, no viene mal mantener una estructura de carpetas bien organizadas y jerarquizadas en tu ordenador.

En segundo lugar, obviamente utilizar un programa para hacer y automatizar tus presupuestos.

¿Autobombo? Puede, pero si lo pruebas verás los beneficios reales de utilizar una herramienta creada con un único fin: hacer bien los presupuestos de tu empresa.

5. Bienvenido al siglo XX

Eso es lo que debe de pensar tu cliente cuando recibe un presupuesto hecho con Word o Excel.

Recuerda que la transformación digital ha llegado para quedarse, y que las personas utilizan con mayor frecuencia su smartphone que su ordenador. La gente se mueve, trabaja desde su casa, desde el aeropuerto, desde el tren… En fin, que lo último que quiere es estar pendiente de una buena conexión wifi y un ordenador para abrir tu presupuesto y aceptarlo.

Lo último que la gente quiere es estar pendiente de una buena conexión wifi y un ordenador para abrir tu presupuesto y aceptarlo. Clic para tuitear

Quieren aceptar propuestas desde sus smartphones y firmarlas directamente con su dedo, y pasar a la siguiente tarea. Y olvidarse del asunto. La gente dispone de poco tiempo, y el que tienen, quieren aprovecharlo al máximo.

Así que, deja de enviar presupuestos arcaicos propios del siglo XX y di hola de una vez por todas a las nuevas tecnologías.

Por qué utilizar una herramienta para hacer presupuestos

Si estás pensado en implementar en tu metodología de trabajo un software que te ayude a generar tus propuestas, sea el que sea, tienes que tener en cuenta varios factores:

  • Que sea 100% online para trabajar desde cualquier lugar.
  • Los presupuestos deben ser responsive, para que el cliente puede abrirlos desde su ordenador, tableta o móvil.
  • Tienen que poderse firmar digitalmente.
  • Es obligatorio que incorporen un buen sistema de creación de líneas de tarifas, para que controles la parte económica de la propuesta.

Como mínimo deben cumplir estos cuatro requisitos, aunque existen más aspectos en los que te tienes que fijar.

Y tú, ¿cómo crees que reaccionan tus clientes cuando abren tus propuestas de ventas? ¿Crees que hacer presupuestos a la antigua es una buena estrategia? ¡Te espero en los comentarios!

Firma digital de presupuestos

Con Quoters, crea presupuestos directamente online y multidispositivo. Además, gracias a la firma digital agilizarás la puesta en marcha de los proyectos y el flujo de trabajo. Gratis durante 15 días.

Pruébalo ahora

Sin límites ni tarjeta de credito. Registro en dos clicks.

Quizá también te interese...